Razones para ver con los hijos adolescentes “Por trece razones”

Razones para ver con los hijos Adolescentes “Por trece razones”

 

En los últimos años, las series protagonizadas por mujeres cada vez tratan más abiertamente cuestiones relacionadas con el feminismo y construyen discursos más explícitos sobre temas como el maltrato, las agresiones sexuales, el consentimiento, las desigualdades laborales o el machismo inherente a nuestra cultura.

Una de estas series, que ha sido un fenómeno entre el público joven y adolescente, es ’13 Reasons Why’ (Por trece razones).  por trece razones para adolescentes

Que sea una serie que ven los adolescentes, y más siendo una serie que trata de temas complicados emocionalmente, a la vez que reales, hace de obligada necesidad saber de qué trata y, bajo mi opinión, verla con ellos. Ver la serie juntos y comentarla me parece un modo perfecto de estrechar lazos y reforzar la comunicación con los hijos adolescentes.

‘Por trece razones’ para adolescentes

 

Se ha escrito y hablado mucho sobre ’13 Reasons Why ‘, adultos y medios de comunicación han criticado el modo en cómo la ficción de la serie trata el suicidio y cuál es el mensaje que envía a los adolescentes. Pero no nos engañemos, no podemos poner en una burbuja a los adolescentes, y son temas que por no hablarlos no dejan de suceder, al contrario. por trece razones para adolescentes

Pero ’13 Reasons Why ‘ no trata solo del suicidio, trata del bullying y del machismo. Porque sí, a Hannah Baker la mató el machismo.

por trece razones para adolescentes

‘Por trece razones’ su relato y su historia

[Aviso Spoilers]

’13 Reasons Why ‘ comienza explicando que Hannah Baker se ha suicidado, pero este es el final de su historia. Lo que le interesa a la serie es recomponer los pasos que le han llevado a la situación de terminar acabando con su vida. La historia de Hannah Baker no es la de una adolescente que se suicida, sino la de una adolescente a la que cuelgan la etiqueta de chica fácil y de cómo esta etiqueta acaba impregnando y tergiversando todas sus relaciones, tanto con chicos como con chicas y, por tanto, con todo su entorno directo, hasta el punto de que no puede escapar de ella.

Desde el momento que, haciendo una broma, los chicos de la clase esparcen una fotografía delicada de ella, la han estigmatizado para lo que le queda de adolescencia. Es una fotografía que corre a gran velocidad, de una manera que pone de relieve la importancia que tienen las redes sociales y las nuevas tecnologías en la socialización de los adolescentes y el peligro que conlleva un mal uso por parte de individuos o de colectivos.

A través de las trece cintas (durante la primera temporada), Hannah enumera las razones que le han llevado a acabar con su vida. Y, si nos paramos a pensar, todas las razones que explica son agresiones machistas. Independientemente de que provengan de compañeros varones o de otras chicas, la causa de todo es el machismo. Y no es el único personaje de la serie que sufre agresiones machistas.

La serie relata las actitudes machistas que sufren las mujeres desde muy jóvenes, y a una edad tan sensible como la adolescencia, y como pueden llegar a afectar. Hannah Baker es etiquetada colectivamente como la chica fácil, y eso supone una gran presión social que, en la micro sociedad del instituto, es muy difícil de sobrellevar.

He escuchado a gente llamar exagerado al personaje de Hannah. Suele pasar con todas las mujeres que denuncian actitudes machistas. Pero, hay que dejar muy claro que ninguna víctima de bullying ni de violencia machista exagera. Y la serie muestra cómo, cada micromachismo es tramo de escalera más hacia la agresión.

Lo más triste de todo es la ausencia de sororidad. Hannah no es la única alumna humillada por el machismo, pero, a pesar de eso, las demás chicas no la apoyan en ningún momento, y esto solo desemboca en más casos de acoso, en más abusos, en más violencia sexual, en más machismo. Un machismo que afecta a todas, pero que ellas no quieren ver por miedo precisamente a parecer unas exageradas como Hannah.

Por qué os recomiendo ver con vuestros hijos ‘Por trece razones’ 

 

Lo mejor de la serie ’13 Reasons Why es como lleva a la audiencia a responsabilizarse, a comprender que todos tenemos un papel en esta real y actual problemática del bullying y el machismo (los alumnos que dicen, los alumnos que callan, los profesores que hacen ver que no pasa nada, los padres que optan por ignorar, la sociedad que todavía mira estos problemas como problemas menores) y que puede derivar en situaciones como la agresión sexual o el suicidio. Y, en cierto modo, muestra como todos son cómplices y culpables de la muerte de Hannah. Plasma el instituto como un contexto culturalmente machista, que no sólo potencia el silencio ante determinadas actitudes, sino que también hace que sean minimizadas cuando la víctima da un paso adelante.

Por todo eso, sí, os recomiendo que vuestros hijos adolescentes vean esta serie, pero, y doy énfasis en ello, os recomiendo verla con ellos y comentarla. Reflexiones posteriores tales como:

“¿Conoces a alguna alumna/alumno que le haya pasado lo mismo?”

“¿Qué harías tu ante esta situación?”

Conversaciones así, pueden ayudar mucho a vuestro hijo/hija y ser el primer paso para empatizar con los demás. O para contar si les está pasando una situación similar.

Y vosotros, ¿qué os parece la serie ‘Por trece razones’?

Sígueme por email

Comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.