¿Eres una Madre Desnaturalizada?

Madre Desnaturalizada

¿Eres una Madre Desnaturalizada?

 

El otro día estaba leyendo un artículo y hablaban de la madre desnaturalizada. ¡¡Conforme iba leyendo pensaba que estaban hablando de mí!! ¡¡Os juro que hasta hiperventilé!!

Madre Desnaturalizada

– Calma calma- me dije- no te pongas neurótica, a ver si hay algo que te salve.

Según el artículo en cuestión, madre desnaturalizada es aquella que va en contra de su naturaleza mamífera. Es decir, que como mujer mamífera no sigue su naturaleza animal. Por tanto, se refiere a madres que:

 -Hacen un parto hospitalizado
-Hacen un parto medicalizado
-No amamantan a sus crías
-No duermen con sus crías
-No portean a sus crías

¡Menos mal! ¡No las cumplo todas! Me agarré como un clavo ardiendo a las dos últimas para sentirme más naturalizada y menos mala madre. Pero por el momento todo iba mal. Según el artículo era lo peor. Estaban a punto de quitarme el título de mamífero para ponerme el de robot. Seguí leyendo, a ver si me salvaba con las dos últimas.

Madre Desnaturalizada

Porque si, yo parí en un hospital. Si, con enfermeras, médicos, batas y todo. Llámame no mamífera, pero me daba tranquilidad saber que si algo iba mal había sanitarios preparados a mi alrededor. El parto en casa me parece una idea muy romántica, pero, y es mi opinión, me parece irresponsable. Antes la gente paría en casa. Si, y antes había un índice de mortalidad mucho más alto.

Y si, pedí la -bendita- epidural. Tras dilatar de 0 a 10 en solo dos horas (lo mío son partos exprés) quería dejar de temblar como una poseída y disfrutar del expulsivo. Y lo disfruté, mucho. Fue el momento más emocionante de mi vida. Y me encantó vivirlo serena y consciente, sintiéndome yo. En breve os contaré mis partos.

No he amamantado a mis hijos. Es sabido que soy de biberón. Y me siento como una burguesa acomodada por ello. Pero no me siento mala madre, para nada, soy una madre cojonuda. Pero vaya, que para algunos si fuera de Salem a la hoguera que me quemaban.

Dormir con las crías. ¡Si! Me encanta dormir con mis bebés. Me da tranquilidad, me da ternura, y sé que a ellos también les proporciona seguridad emocional. Menos mal, en algo voy por el buen camino. Y ni cuna de colecho ni nada, yo los pongo en la misma cama pegaditos a mi lado. Algo estoy haciendo bien, parece que aún soy un poco madre natural. Pero ¿el colecho hasta cuándo? Porque en mi caso antes del año el mayor se fue a su cama y su habitación, y con la pequeña aspiro a hacer lo mismo. Vaya, con eso muestro otra vez más mi desnaturalización. No tengo remedio.

Y, por último, portear a sus crías. Menos mal, en esa también me salvo. Soy muy fan del porteo, mis pequeños son como koalas todo el día colgando. Pero reconozco que cuando voy a la compra voy con el carrito para poner las bolsas y, según el artículo, eso tampoco se podía. Ya veo que me van a quitar el título definitivamente, porque se ve que el carrito crea distancia emocional. Es que ni una hago bien.

El articulo relacionaba a las madres naturales con la crianza respetuosa y la crianza con apego, y a las demás no

 

Gran error. Como siempre poniendo etiquetas y clasificando. Yo no cumplo, según su criterio, el canon de madre natural, pero crío con respeto, amor y cariño. Una cosa no va ligada a la otra. Puedes parir en casa y ser una madre horrible y despegada.

En fin, que según el artículo, hay madres, que con los avances de la ciencia hemos perdido nuestra naturaleza de animal mamífero, y estamos criando a los hijos de un modo antinatural. Y ojo, que ese artículo lo escribió, no te lo pierdas, ¡una madre con su ordenador! ¡Si si, conectado al wifi y todo! Y mientras lo escribía, ojo al dato, sus hijos estaban viendo los dibujos en la televisión. Tan natural como los yogures Danone.

Ahora en serio, ironías a parte, a lo que voy es a lo de siempre. ¿Hemos perdido la parte animal? Si, hace años, pero no por parir de un modo u otro, sino por vivir en una sociedad consumista e individualista. Que hay algunas mujeres que quieren recuperar esa esencia y sentir que pueden hacerlo como antaño, pues bien por ellas, claro que se puede, estamos diseñadas para ello. Pero, por favor, y lo digo con amor, dejemos de escribir artículos en los que por promulgar nuestra elección machacamos a las demás.

Hay luchas mucho más importantes amigas.

Sígueme por email

Comparte si te ha gustado

2 comentarios

  1. Me encanta el tono en el que has escrito el post. Yo soy (según esas deficiniciones) una madre 100% desnaturalizada, pero quiero a mi hija como la que más, y críandola lejos de la familia y sólo con la ayuda (2 horas al día) de su padre creo que pocas de esas “madres naturales” estarán disfrutando de sus hijos como yo de la mía <3 sin embargo se me ha criticado mucho, sin motivos ni fundamentos, y nunca he respondido, por que me educaron para respetar opiniones contrarias, a pesar de que eso hoy parece que no abunda… En fin, me ha encantado tu entrada y voy a compartirla en mi página de Facebook, gracias ^_^.

    • Muchas gracias preciosa, me alegro que te haya gustado. Intento, en tono de humor, hacer ver que las criticas y los juicios a nada bueno nos llevan. Cada una cría y educac como quiere o como puede, y no se es más madre o menos madre por eso.
      Un abrazo y gracias por compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.