Un café con Ángela: ser madre a tiempo completo

madre a tiempo completoLa maternidad es una etapa en la que las mujeres (que no los hombres) nos encontramos con una gran dualidad de sentimientos. Dos palabras son las que resuenan más fuerte: culpa y renuncia.

La escasa conciliación familiar que ofrecen las empresas y el ritmo de vida actual lleva a muchas mujeres a renunciar o reducir su carrera profesional para poder criar a sus hijos. Pero, hay veces que esta decisión no es una renuncia, o no se vive como tal, sino una elección consciente a fin de poder criar a sus hijos con apego.

 Por eso, hoy tengo el placer y el honor de tomar UN CAFÉ CON Ángela, autora del blog Mama Lanuguita, que nos cuenta su experiencia como madre a tiempo completo.

Actualmente no estás trabajando y te dedicas a la crianza en exclusiva, ¿fue una decisión tomada o vino dada?

 

Al principio de mi embarazo pensaba que me reincorporaría a mi puesto de trabajo tras la baja de maternidad. Cuando nació mi hijo entendí lo escasas que eran esas dieciséis semanas. La idea de reincorporarme y dejar a mi bebé se me hizo un mundo. Además, deseaba mantener la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y con mi jornada laboral lo veía imposible.  Decidí tomar una excedencia, inicialmente de cuatro meses que prorrogué otros cuatro. A esas alturas mi deseo era estar el mayor tiempo posible con mi hijo. Por motivos económicos, ya que durante una excedencia no se perciben ingresos, comuniqué a la empresa mi reincorporación con reducción de jornada. Entonces me encontré con la realidad de la no conciliación. No me querían de vuelta y pusieron mil trabas. Todo acabó en pleito y un despido improcedente. Por un lado, el dedicarme en exclusiva a la crianza fue mi deseo, pero las formas vinieron dadas por la imposibilidad de conciliar vida laboral y familiar.

¿Ser madre a tiempo completo te hace sentir realizada como persona y como mujer? 

 

Ser madre me ha reafirmado como mujer y persona. Eso sí, no creo que para que una mujer se sienta plenamente realizada tenga que ser madre. De hecho, yo misma hace unos años ni me plateaba tener hijos. Pero no debería ser una limitación. Las trabas que encontramos las mujeres cuando nos convertimos en madres vienen dadas por un sistema que no valora la importancia que tiene la crianza. Nos convertimos en ciudadanos de segunda por no trabajar fuera del hogar. Nuestro esfuerzo y dedicación no se valoran, incluso se menosprecian, como si no hiciéramos nada. Esto acaba afectando, incluso cuando tienes muy claro que eso es lo que deseas hacer.

Estás las 24h del día con tu hijo, ¿echas de menos tener tu espacio individual? 

 

La crianza a tiempo completo es muy absorbente. No sólo cuido de mi hijo, sino que llevo gran parte del peso de las tareas del hogar. A esto hay que sumar el esfuerzo mental, lo que no se ve, que es mucho. Muchos días cuando me acuesto me doy cuenta de que realmente no he hecho nada para mí misma. Por ello intento dedicar un tiempo semanal a hacer deporte fuera de casa para reconectar conmigo misma. Escribir en el blog o leer, aunque sea robándole horas al sueño, también son momentos que me ayudan a oxigenarme.

Tu hijo no va a la escuela infantil (guardería), ¿a qué edad lo queréis escolarizar?

 

Hemos decidido escolarizarle un año más tarde, cuando haya cumplido los cuatro años. Por supuesto, es una opción personal y adecuada a nuestra circunstancia familiar.

¿Crees que este parón laboral te puede perjudicar en un futuro cuando quieras voler a trabajar? 

 

Ciertamente. Volver al mundo laboral tras varios años de parón y cerca de los cuarenta no va a ser fácil. Es algo a lo que he dado muchas vueltas. Por eso opté por seguir el impulso de mi corazón. La maternidad me ha ayudado a valorar más el presente, a disfrutar del momento y a confiar en que el futuro será mejor.

¿Sientes que por dedicarte a la crianza renuncias a tu carrera laboral? 

 

He renunciado a ella, pero intento verlo como algo positivo. No me arrepiento de mi decisión. Aun así, es triste que tengamos que renunciar siempre a una parcela de nuestra vida. Hay mucho por avanzar en lo relativo a la conciliación.

Desde una perspectiva de género, ¿crees que tu decisión de quedarte en casa a cuidar de tu hijo es feminista o antifeminista?

 

He recibido críticas directas, acusándome incluso de echar por tierra los logros feministas. No lo comparto en absoluto porque mi decisión es libre. Para mi ser feminista no es vivir como lo han hecho tradicionalmente los hombres sino poder elegir cómo vivir. Tener hijos o no tenerlos. Hacer una carrera profesional o cuidar a tu familia. Es la libertad de elección, sin trabas de género. 

¿Crees que dedicarse a la crianza está valorado socialmente?

 

En absoluto. Es un trabajo invisible. La crianza se ejerce en la sombra y muchas veces incluso se infravalora. Yo he escuchado más de una vez eso de “Estás como quieres sin trabajar”. Parece que tu vida son vacaciones permanentes y los niños se crían solos. De hecho, pienso que a quienes decidimos dedicarnos a la crianza se nos castiga social, laboral y económicamente.

¿Qué opinas de las constantes críticas que se hacen sobre los diferentes modelos de crianza? 

 

Es el gran problema de encasillarlo todo. Parece que para reafirmar nuestras decisiones tenemos que formar parte de un bando y atacar al que es diferente. Mi modelo de crianza se podría catalogar como crianza respetuosa pero no me gusta ir de abanderada de nada. Lo único criticable debería ser aquello que sea dañino para los niños.

 Define en una sola frase qué es para ti ser madre.

 

Un desafío emocionante, a veces agotador, y lleno de amor.

 

Muchas gracias Ángela por presentar tu estilo de crianza y tu elección de vida. Ser madre tiene que ser un deseo, pues es algo para toda la vida, del mismo modo que escoger cómo queremos criar a nuestros hijos debería poder ser una elección libre. Aunque, desgraciadamente, en muchos casos no se puede seguir a nuestros instintos y criar cómo nos gustaría hacerlo, por eso hay que luchar por una conciliación real.

Sígueme por email

Comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.