Las amigas sin hijos

las amigas sin hijosLas amigas sin hijos

 

Todo el mundo dice que cuando tienes hijos cambias tu modo de pensar. La maternidad se ve muy fácil des de lejos, des de la postura cómoda de sin hijos, pero cuando estas de lleno inmersa en la maternidad todo se ve muy diferente.

Tus prioridades cambian por completo, todo tu mundo entero se pone del revés, pero lo que más pasa es que te comes tus propias palabras. Tus “yo nunca haré…..” Dobladas y con patatas de guarnición.

Eso nos pasa a todas las madres, y es algo que hasta que no te pasa no te lo crees. Pero hoy os voy a hablar de amigas, pero no cualquier tipo de amigas, de las amigas listillas, las amigas sin hijos que te dan lecciones de maternidad. ¿A qué ya sabes de cuáles te hablo?

Si no hay nada peor que los consejos no pedidos y las lecciones de como criar mejor a tu hijo es cuándo los dan esas amigas listillas que no tienen ni hijos. ¡Es el colmo! Si, las que duermen toda la noche y no llevan ojeras ni manchas en la ropa, y que cuando te ven te sueltan un estupendo:

– Hija, que mala cara llevas.

Ellas, que van por la vida bien peinadas y durmiendo 8 horas del tirón, y te dan consejos sobre lo que debes hacer. Y tu maldices en tu mente ¡¿Cómo puede darme lecciones si no tiene hijos, si no sabe lo que es pasar noches entre lloros sin dormir?! ¡WTF! Pero te callas, no sabes si por educación o por que siempre te ha costado soltar lo que piensas de verdad, o puede que ambas.

Pues esas amigas listillas tienen muy claro lo que no van a hacer con sus hijos, cuando los tengan, y lo bien que los van a criar. No como tú, claro. Si, los suyos van a dormir toda la noche porque no los van a meter en su cama nunca. Y no van a ser llorones porque no los van a acostumbrar a ir en brazos. Nunca jamás le van a dar un biberón. Y van a poder seguir yendo a comer a restaurantes, porque claro los suyos van a estar bien tranquilos en el cochecito. Incluso van a tener tiempo para hacer deporte e intimar con su marido. ¡Claro que si guapi!

las amigas sin hijos

Y tú, que admitámoslo, eres un poco bruja vengativa, estas deseando que el niño o niña le salga llorón, poco dormilón, mal comedor, que solo quiera ir en brazos todo el día y que tenga cólicos y crisis de los dientes todo junto. Y cuando eso pase estarás en primera fila para verlo comiendo palomitas.

las amigas sin hijos

Bueno va, y también vas a ser su hombro de desahogo cuando te necesite, y le vas a dar consejo si te lo pide. Y le vas a pasar ropita de bebé y a entenderla más que nadie. Porque en el fondo no eres tan bruja, y ahora que va a estar en tu mismo lado, en el lado de la maternidad, te vas a apiadar de ella.

A mis amigas listillas, mis amigas sin hijos, con mucho cariño y por supuesto ¡mucho sentido del humor!

las amigas sin hijos

Y tú, ¿Tienes una amigas sin hijos?

Sígueme por email

Comparte si te ha gustado

7 comentarios

  1. Es muy difícil que te puedan comprender y muchas no aceptan que puedas estar al 100% con ellas como cuando no tenías semejante compromiso.

    • Muy difícil si! Inevitablemente te vas distanciando de tus amistades cuando tienes hijos, no tienes tanto tiempo para quedar y los ritmos de vida con hijos o sin hijos son totalmente distintos. Por eso cuesta a veces mantener la amistad, además te acabas juntando más con amistades que si tienen hijos para hacer planes para pequeños. Ley de vida!
      Gracias por pasarte y comentar!

  2. No soy madre

    Pues a mí me pasa lo contrario. Vivo muy feliz sin hijos y es una decisión que me ha costado mucho aceptar pero esa es la realidad: no quiero tener hijos (y ADORO a los hijos de mis amigas y a mis sobrinos –y parece absurdo hasta tener que hacer este inciso) y me paso el día escuchando cosas como “es que como no eres madre no lo puedes entender” o que “es egoísta no traer hijos al mundo” (perdona???) cuando yo no doy ni de lejos opiniones sobre su maternidad. Y hay mujeres que pasan radicalmente de ser mujeres a clasificarse exclusivamente como “mamis”, y si no tienes hijos, como que te quedas fuera de sus valores morales. Y por no hablar de las hipermadres… que si ha leído un artículo que dice que no hay que dejar llorar a los niños ni 3 minutos porque se quedan traumatizados de por vida (???).
    Sin embargo, y menos mal, la mayoría de las amigas que tengo que viven la maternidad de una manera bastante relajada y natural (con ojeras, y con restos de vómito en la camiseta, con días mejores y peores, con risas mil y preocupaciones dos mil) que no dejan que el hecho de tener niños cambie la relación entre nosotras y hasta “encuentran” temas de conversación que no tengan que ver con bebés o con niños, fíjate tú. Hay que encontrar el equilibrio y no juzgar a nadie por sus decisiones. Ahora, si alguien me pide mi opinión, la digo, y ésta no va a ser menos porque haya elegido no ser madre, ni tampoco va a ser una opinión de alguien sin ninguna lógica o sin empatía… ¡ni mucho menos! (Y cuando celebramos cumpleaños siempre se piensa en las que tienen niños para que podamos disfrutar todos juntos).

    • Muchas gracias por aportar tu opinión. Como verás, el post está en clave de humor y mucha ironía, sobre todo para aquellas opinólogas que se meten donde no las llaman 🙂
      Pero tienes toda la razón, como he comentado en otros post, ser madre es una elección, no una decisión, y eso no te hace más o menos mujer para nada. Me alegro que vivas tu vida como quieras y que tengas a unas amigas con las que sigues teniendo cosas en común. Un abrazo!

      • No soy mother

        Por supuesto 😀 ¡Sin nuestras amigas somos mucho menos! Y el parrafón de arriba lo he escrito desde la frustración de tener que lidiar con los recién adquiridos (e indiscutibles) valores morales de alguna amiga eh? Que antes eran un disaster en todo y ahora, una vez habiendo parido, parece que postulen para premio Santa Teresa y me quedo loca. Pero ahí nos queda la maldita hemeroteca muahaha.

        • Eso pasa mucho, de repente alguna se convierte en madre y cambia por completo, se vuelve estricta y no sale de casa en todo el invierno, lo he vivido con alguna amiga. Y yo soy madre, mis prioridades cambian, ¡pero no cambio por completo yo como persona!
          Me alegro que escribas lo que piensas, bienvenida estás ne tu casa 🙂

  3. No soy mother

    Jajaja gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.