Consumo de drogas en adolescentes   

consumo de drogas en adolescentes

Consumo de drogas en adolescentes

 

El consumo de drogas en adolescentes es considerado un grave problema social debido a su incidencia y las enormes consecuencias negativas que tiene el consumo de estas sustancias para la salud.

Los adolescentes son uno de los grupos más vulnerables frente al consumo de estupefacientes, por lo que es importante conocer y entender todo aquello relacionado con el mundo de las drogas, sus riesgos y saber cómo elaborar estrategias para prevenir y actuar ante el consumo de estupefacientes por parte de los más jóvenes.

Factores que elevan el riesgo de consumo de drogas en los adolescentes

 

Existen diferentes factores que hacen que se eleve el riesgo de consumo de drogas en adolescentes, siendo uno de los más destacados la facilidad con la que se puede acceder a sustancias como el tabaco o el alcohol, así como a otro tipo de sustancias ilegales.

Según diferentes estudios existen otros factores como los problemas familiares y los trastornos psicológicos los que llevan a los jóvenes a consumir en mayor medida drogas, así como otros factores relacionados directamente con su etapa de desarrollo emocional, sociológico y psicológico, teniendo en cuenta:

  • Curiosidad: En una etapa de cambios como la adolescencia la curiosidad hace que busquen experimentar diferentes circunstancias, entre ellas la de estar bajo los efectos del alcohol o las drogas.
  • Sentimiento de invulnerabilidad: Los cambios hormonales y físicos llevan a los adolescentes a tener una sensación de fortaleza e invulnerabilidad, lo que los lleva a llevar a cabo algunas conductas inapropiadas y hábitos como el consumo de drogas, así como otros comportamientos que en muchos casos son peligrosos.
  • Imitación: Diferentes estudios aseguran que muchos jóvenes siguen el ejemplo de sus padres o referentes, cuando beben alcohol o fuman tabaco o marihuana en su presencia, lo que hace que tengan un sentimiento de imitación.
  • Independencia: Algunos adolescentes buscan alejarse de su entorno familiar para mantener relaciones con otros entornos donde hay presencia de personas de su edad con la que se identifica, dejándose en muchos casos influir por las conductas de estos.

Consecuencias del consumo de drogas para la salud

 

El consumo de drogas en adolescentes tiene graves consecuencias para la salud tanto psíquica como física, teniendo en cuenta que son aún más graves que en una persona adulta puesto que se encuentran en pleno desarrollo. Algunos de los principales problemas que tiene su consumo para la salud son:

  • Daños cardiovasculares: El consumo de cannabis puede provocar hipotensión y alteración de la frecuencia cardiaca, mientras que el consumo de otras drogas puede provocar en los adolescentes: taquicardia, hipertensión, riesgo de angina de pecho e infarto de miocardio, hemorragias cerebrales, arritmias, cardiopatía isquémica…
  • Daños en el aparato respiratorio: El consumo de cannabis, principalmente, puede dar origen a diferentes problemas respiratorios como bronquitis, enfisemas pulmonares…
  • Daños cerebrales: A nivel cerebral puede ocasionar alteraciones neuropsiquiátricas, riesgo de infarto cerebral, etc.
  • Daños psicológicos: El consumo de drogas puede provocar trastornos en la concentración, la memoria y el aprendizaje, así como trastornos psicomotores, reacciones de ansiedad y pánico, desarrollo de esquizofrenia, aumento de depresión, brotes psicóticos, etcétera.
  • Otros daños: El consumo de drogas puede provocar otros daños en el organismo, tales como problemas dentales, perforación del tabique nasal, convulsiones, insuficiencia renal, etcétera.

consumo de drogas en adolescentes

Principales drogas que consumen los adolescentes

 

  • Alcohol: Debemos tener en cuenta que advertir a los hijos que no deben beber alcohol en una sociedad en la que asocia las bebidas alcohólicas en el ocio y el placer es bastante complicado. La mayoría de los adultos en cada celebración y fiesta bebemos alcohol, relacionando éste con la diversión.  Según datos estadísticos, aunque la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad está prohibida, el 65% de los adolescentes españoles se declara consumidor de bebidas alcohólicas, por lo que el alcohol es, sin duda, la droga legal más accesible para los adolescentes. Podéis leer la anterior entrada que trata específicamente sobre el consumo de alcohol en adolescentes.
  • Tabaco: Nos encontramos con la misma paradoja, advertir a los hijos que no deben fumar mientras el tabaco sigue estando socialmente aceptado y normalizado es bastante complicado, más aún si son los mismos padres son fumadores.  Según datos estadísticos, aunque la venda de tabaco está prohibida a menores de edad, cada día casi 3.000 adolescentes prueban su primer cigarrillo, y otros 700 se convierten en fumadores habituales, ya que la nicotina que contiene el tabaco hace que sea droga muy adictiva.
  • Cannabis: La marihuana o cannabis es un psicotrópico obtenido de la planta del cáñamo que se consume fumado mezclado con tabaco, aunque también puede ser ingerido. Es la sustancia ilícita más consumida en el mundo, y también la droga ilegal más consumida en los adolescentes. Según datos estadísticos, un 20% de los adolescentes lo han fumado alguna vez y un 22% de los jóvenes de entre 15 y 24 años presenta un consumo habitual, adicción y descenso en el rendimiento escolar.
  • Cocaína y drogas de diseño: No son las sustancias ilegales que suelen circular dentro o en las salidas de los institutos (si lo son el tabaco y el cannabis), pero sí que están presentes en festivales y discotecas. Suponen un riesgo mucho más elevado para la salud, ya que son sustancias estimulantes muy adictivas que afectan directamente al cerebro.

Prevención del consumo de drogas en adolescentes

 

Uno de los factores más importantes en la lucha contra el consumo de drogas en adolescentes es la prevención. Hay que concienciar a los adolescentes, a través de su entorno directo, con potentes campañas de prevención para concienciar de los riesgos que implica el consumo de drogas. Además de la influencia del entorno, familia, colegios e institutos juegan un papel fundamental en la prevención.

No hay que evitar tratar el tema de las drogas, ya que es muy importante tener un conocimiento real de lo que son y saber cuáles son sus consecuencias. Realizar charlas preventivas en su mismo lenguaje, llevando si es posible testimonios reales, y, sin educar con un tono extremadamente acusador y autoritario, transmitir la tolerancia cero a estas sustancias.

Y si como padres detectáis, o creéis detectar, un consumo de drogas en vuestro hijo/a adolescente, lo más recomendable es acudir a un profesional que ofrezca orientación y asesoramiento para poder manejar la situación de la forma más adecuada.

Si queréis ver recursos educativos prácticos sobre cómo abordar el tema en clase o en casa, podéis clicar aquí.

Sígueme por email

Comparte si te ha gustado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.