La vida de pareja después del parto

En el anterior post os hablé del sexo durante el embarazo, un tema que todavía es tabú y está lleno de falsos mitos que desmonté. Pero hoy os voy a hablar de la vida sexual después del parto. Me diréis, una vez la mujer ha dado a luz no hay problema, ¿verdad? Pues sí, hay problemas, aunque no son problemas médicos en la mayoría de los casos.

En un parto vaginal normal, es decir un parto sin complicaciones, pasada la cuarentena -que son 40 días dónde se recomienda a la reciente madre no darse baños ni mantener relaciones sexuales de penetración- la mujer puede retomar su vida íntima con normalidad. Siempre recalco que hay que seguir las recomendaciones del personal de salud especializado, ya que cada embarazo y cada parto es un mundo, no podemos generalizar. Las condiciones varían mucho según el tipo de parto que hemos tenido: parto vaginal o cesárea, si se ha usado instrumental, si hay episiotomía, etc. Es por eso, por lo que el personal sanitario es quien nos dará las pautas a seguir según nuestro estado tras una valoración individual.

Partimos entonces de que la reciente madre ha pasado el tiempo de recuperación y ya tiene el visto bueno de los especialistas, pero ¿Tenemos ganas? ¿Tenemos tiempo? No habíamos pensado en ello seguramente. Por una parte, vamos a estar cansadas, la falta de sueño hace que parezcamos zombis si nada de sex appeal. La atención constante al bebé nos deja sin energía para nada más.

Por la noche, y digo por la noche suponiendo que la pareja es cuando llega en casa de trabajar, cuando consigamos que el bebé se duerma vamos a tener que escoger entre dormir o intimar en pareja, y os aseguro que en la gran mayoría de casos el orden de deseos va como lo he escrito. Y más sabiendo que, cuando por fin os pongáis a dormir, no va a ser un sueño de 8 horas del tirón.

Seguramente estáis tan cansadas que el sexo es lo último que os pasa por la cabeza.

 

Puede que también, y no debéis sentiros culpables por ello, os encontréis sin ningún tipo de deseo sexual. Eso es totalmente normal, las hormonas juegan un papel muy importante en ese aspecto. En cierto modo, aunque hayan pasado varias semanas, el cuerpo se está recuperando aún del parto y centra toda vuestra energía en cuidar al bebé y en nada más.

El miedo al dolor con la penetración o a volver a quedarnos embarazadas puede que también nos afecten disminuyendo nuestro deseo sexual. Por eso hay que reprender el sexo con suavidad, con lubricación si hace falta, y con precaución frente a un embarazo no deseado (anticonceptivos).

O puede que si tengáis ganas, y que os pongáis picantes y manos a la obra con vuestra pareja, pero vuestro bebé no entiende de horarios y se pone a llorar justo cuando empezabais a pasarlo bien, y tras atenderle seguramente dejareis aplazado el encuentro íntimo para otro momento. Hay que tomárselo con humor, como todo en la maternidad y la paternidad es una etapa más.

La vida sexual es una parte importante de toda pareja y puede hacerse complicado tener que dejarla de lado, y más si ya veníamos de un embarazo con riego donde teníamos las relaciones sexuales restringidas. Pero la sexualidad es más que el acto sexual en sí. Podemos en esa etapa, donde re-descubrimos los nuevos roles como padres, llena de cambios vitales, centrarnos en la parte más afectiva de nuestra relación: la comunicación, la complicidad, y el cariño, y poco a poco la sexualidad volverá a su curso natural. Con el tiempo y paciencia, tú y tu pareja podréis reconstruir una relación sexual satisfactoria.

Así que tranquilos, todo con el tiempo vuelve a la normalidad, y como siempre digo, aunque no es fácil ¡vale mil veces la pena!

¿Te ha gustado?...Compartelo

3 comentarios

  1. Pingback: ¿Sexo durante el embarazo? | Neuras De Madre

  2. Creo que la vida sexual con la pareja es importante pero no es lo que más, cuando las mamás tenemos un bebé debemos centrarnos en su cuidado. Además los hombres tienen esa necesidad sexual más intensa, pero las mujeres podemos estar sin sexo sin problema. Aún así me ha gustado tu entrada, pero no es de las que me han gustado más.

    • Siento discrepar en tu comentario. Me parece muy heteropatriarcal decir que “cuando las mamás tenemos un bebé debemos centrarnos en su cuidado”, ese modo de pensar perpetua el machismo en nuestra sociedad. Y tu afirmación “los hombres tienen esa necesidad sexual más intensa, pero las mujeres podemos estar sin sexo sin problema” es un estereotipo de género, hay PERSONAS que tienen más deseo sexual que otras indistintivamente de su género.
      De todas formas gracias por leerme y comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *