Soy más borde desde que soy madre

madre borde

Soy más borde desde que soy madre.

Es un hecho. Siempre he sido bastante (quizás demasiado) de decir las cosas claras, pero siempre he escapado de los enfrentamientos. Yo a lo mío y los demás que hagan lo que quieran. Pero desde que soy madre saco las uñas enseguida.

Me da igual que no estemos de acuerdo en varias opiniones, que tengas unas ideas políticas diferentes a las mías o que no te gusten las mismas cosas que a mí. Creo que he aprendido a ser una persona asertiva y, sin dejar de defender mis ideales, aceptar la diversidad de los demás.

Pero cuando se trata de MIS hijos (como dice la Esteban, y juro que no veo Sálvame) MATO.

Sí, saco las uñas, se me infla la vena y me vuelvo una leona feroz. Lo reconozco.

Hay una serie de cosas que me ponen de muy mala leche, y todas tienen que ver con mis (nuestros) hijos. Léelas y entenderás porque yo, que era una buenrollista, ahora a veces soy una borde.

madre borde

  • No soporto que me digan como educar a mis hijos. Si eres una persona implicada en su crianza puedo llegar a escuchar tu opinión, pero si eres de los que no forma parte de su día a día calla. No me digas cómo tengo que educarles si tu apenas formas parte de su vida, apenas los conoces.
  • No me gusta nada que compren el cariño de mis hijos con regalos. No queremos educarles en lo materialista, y vas tú y lo tiras por tierra. Pasa tiempo con ellos, regálales cariño y experiencias, pero no los manipules con regalos.
  • Odio profundamente que me desautoricen delante de mis hijos. Si yo, su madre, digo que primero fruta tú no eres nadie para venir detrás a desautorizarme. Aquí la autoridad somos yo y su padre, no tú.
  • Me enfada mucho que les llenen la cabeza de estereotipos sexistas. Nosotros, sus padres, estamos luchando para educarles en la igualdad. Y sí, es una lucha importante. Ni el niño es un “campeón” ni un “machote”, ni la niña es una “princesa” ni una “flor”.
  • No me gusta nada que pongan etiquetas a mis hijos. Ellos son libres, ahora son así y mañana serán asá. No les pongas etiquetas que los condicione en su desarrollo. Además, apenas los conoces.
  • No soporto que les obliguen a dar besos. Las muestras de efecto no tienen que ser una obligación. Si no quieren dar besos que no los den, no les insistas.

Soy consciente que es algo que tengo que trabajar. Tengo que intentar no ser tan madre coraje (también decir que el cansancio y la falta de sueño no ayudan a mi humor). Pero tengo (tenemos) muy claras las cosas para la educación de nuestros hijos y NO vamos a tolerar según que actitudes.

Parece una exageración, pero esto son cosas que me encuentro cada día. De cada señora que me encuentro en el supermercado o por la calle. Y suelo poner una sonrisa, la gente mayor lo merece, pero cansa. Y muchos conocidos también. Si te amoldas a nuestra forma de hacer genial, gracias por tu esfuerzo. Si no, luego que no vengan las quejas.

¿Y tú, eres más borde desde que eres madre?

Sígueme por email

Comparte si te ha gustado

3 comentarios

  1. Totalmente identificada. Así me siento, y así soy yo. Y lo que nos ha costado que no nos desautoricen delante del niño. Hubo que hablar muy seriamente con algunas personas del entorno. A mi lo que más me fastidia es que venga alguien que no tiene hijos a decirme como debería criarlo. Primero ten hijos si los quieres,, y luego me vienes a dar lecciones. Yo antes no era tan borde. XD

  2. ¡¡Que verdad!!

    Me siento súper infentificada, mi hijo es MI hijo y yo sé cómo se siente y lo que quiere. No soporto cuando vamos por la calle y solo porque la gente lo quiera tenga que saludar y sonreír siempre. A lo mejor no quiere y porque tengo yo que obligarle a hacerlo.
    Son tantas las cosas que me pican.

    Soy una mamá feroz!!
    Jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.