¿Debemos entretener a los hijos?

Los padres de hoy en día estamos completamente volcados en nuestros hijos. Ha habido un claro cambio en cuanto a tendencias de educación y crianza. Manda la crianza natural, respetar el ritmo de los niños, y dedicarles tiempo de calidad. Eso es precioso, y estoy totalmente a favor, pero yo pregunto ¿No nos estamos sobrepasando?

Si yo giro la vista hacia atrás no recuerdo que en mi casa se sentaran conmigo a jugar en el suelo. Yo recuerdo estar jugando sola o con mis hermanos en el patio de nuestra casa, o en la calle con los vecinos. No recuerdo ni que me contaran un cuento, ni me llevaran de excursión. Y ojo, leyendo esto ahora diréis pobrecita, pero no, yo me lo pasaba estupendamente bien jugando. Tuve una infancia muy bonita y la frase “Me aburro” no formaba parte de mi diccionario.

¿Qué está pasando ahora? Parece que los padres estamos a disposición de los hijos. Que nuestra función principal es entretenerlos, jugar con ellos, dedicarles tiempo de calidad, y hacer que lo pasen bien para generar así un millar de recuerdos estupendos de su infancia.

Tenemos que tener claro que los padres no somos empresas de ocio.

 

Nuestra responsabilidad es cubrir sus necesidades básicas: educar, transmitir valores y ofrecer seguridad física y emocional. Nuestra función no es entretenerles, son niños y tienen que saber entretenerse solos. Y más las generaciones de hoy en día que tienen más juguetes que una ludoteca.

Con esa reflexión no estoy diciendo que no juguéis con vuestros hijos, lógicamente que no, no hay nada más bonito que un domingo de juegos en familia. Estoy diciendo que como adultos también tenéis derecho a tener tiempo para descansar, a sentaros en el sofá a ver la televisión o a leer, y exigir a los hijos que jueguen solos un rato. Y nada de pantallas, que hagan volar su imaginación.

Tenéis derecho a pedirlo, a hacerlo, y nada de culpabilidad. No os sintáis culpables por ello. La maternidad gira entorno a la culpa, y la mayoría de las veces sin motivo. Los niños tienen que saber jugar solos también, y los adultos nos merecemos momentos de relax.

A mí me ha costado llegar a esa reflexión. Todo empezó tras una charla que me abrió los ojos y empecé a plantearme estas cosas. Así que hemos empezado a intentar aplicarlo. Los fines de semana solemos salir en bicicleta todos juntos, pues a mi hijo le encanta, es un momento genial, pero después de comer le pedimos que nos deje sentarnos media horita en el sofá mientras nos tomamos el café o infusión. Está costando, pero poco a poco respeta nuestro momento de tranquilidad. Aprende así también a jugar solo. Y luego por la tarde la dedicamos a jugar juntos a lo que le apetezca a él. Y fuera culpabilidad.

Todos merecemos nuestro momento. ¿Qué opináis vosotros?

¿Te ha gustado?...Compartelo

2 comentarios

  1. Pues tienes mucha razón. Eloy por suerte es un niño que se entretiene bien y podemos tener ratos tranquilos, incluso puedo irme a preparar la cena y tb es un niño que tiene pocos juguetes pero los q tiene le gustan. Y que dure

    • ¡Que suerte que se entretenga! El nuestro es bastante demandante, le gusta que juguemos con él, será que lo hemos acostumbrado, pero también deben saber jugar solos y nosotros tener un tiempo de relax, ¡si no es un Non Stop!
      Gracias por pasarte y comentar guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *