Cambios en la Adolescencia

Cambios en la Adolescencia

La mayoría de las familias, cuando sus hijos entran en la adolescencia entran en pánico: ¡SOS tengo un hijo adolescente! Pero no hay que temer a la adolescencia -o a los hijos adolescentes- pues, la adolescencia solo es una etapa más en el desarrollo. No la veamos como una etapa “crítica”.

                – Paula baja a cenar.

                – ¡Que ya voy!

                – Paula, te he llamado ya varias veces, la comida se enfría.

                – ¡Que ya voy! ¡Déjame en paz!

¿Os suena la escena?

Los adolescentes pueden parecer complicados, a veces nos hacen tener que respirar hondo más de una vez. Pero también están llenos de potencial, de energía, y de ganas de comerse el mundo. La adolescencia puede ser una etapa maravillosa con la que compartir aficiones, interesantes conversaciones, y establecer una relación más de tú a tú. No nos quedemos solo con la parte “complicada” y fijemos también en la parte “maravillosa”.

En general, como titular para definir esta etapa del desarrollo podemos decir que:

La adolescencia es una época de grandes cambios.

 

Entonces, pongamos en su lugar, hagamos memoria de cómo lo vivimos nosotros a su edad, y empaticemos con ellos. Todos estos cambios que viven, todo ese torrente de hormonas, emociones y experiencias, no los saben gestionar. Su cuerpo cambia, su sexualidad se despierta, seguramente cambian de colegio para pasar al instituto. Es mucho por asimilar. Y al no saber cómo gestionar todos estos cambios, al no entender qué les está pasando, es cuando pueden aparecer conflictos. Conflictos internos y conflictos con vosotros, familia.

Para ponernos en situación, los cambios en la adolescencia se producen a cuatro grandes niveles:

  1. Cambios físicos. Se desarrollan las características sexuales secundarias. En las chicas: se desarrollan los pechos, sale vello púbico, se ensanchan las caderas, sale pelo axilar, la vulva y el clítoris aumentan de tamaño, les cambia la voz, crecen de altura, aparecen cambios en la piel como puede ser el acné. En los chicos: los testículos y el pene aumentan de tamaño, sale vello púbico, crecen de altura, se les ensancha la espalda, sale pelo axilar, aparece pelo facial, les cambia la voz y aparece la nuez, aparecen cambios en la piel como puede ser el acné.
  2. Cambios sexuales. Se desarrollan las características sexuales primarias. En las chicas: el útero y la vagina se ensanchan, los ovarios empiezan a funcionar y a producir óvulos, las trompas de falopio se preparan para poder conducir los óvulos desprendidos, y llega la menstruación que indica que el sistema reproductor funciona. En los chicos: las vesículas seminales empiezan a producir líquido seminal y la próstata empieza a producir liquido prostático (juntos es lo que llamamos semen), se empiezan a producir espermatozoides, aparecen las primeras erecciones y eyaculaciones involuntarias, que indica que el sistema reproductor funciona.
  3. Cambios psicológicos. Reafirman su propia identidad. Construyen una personalidad firme. Son capaces de tener opiniones propias y tomar decisiones. Construyen su autoimagen. Aumentan sus funciones intelectuales.
  4. Cambios sociales. La familia sigue siendo una figura de referencia y estabilidad, pero pierde importancia. El papel del grupo de iguales toma mucha importancia. Empiezan a seleccionar sus verdaderas amistades. El sentimiento de pertenecer al grupo social es fundamental.

Cambios en la Adolescencia

Por tanto, entendiendo todos estos cambios en su desarrollo nos llevan a entender que:

La adolescencia es una etapa de transición de la infancia a la adultez.

 

Ellos de repente se creerán mayores, adultos. Pero no lo son, aun no. Están a medio camino entre niños/niñas y adultos. ¿Entonces cómo debemos tratarlos? ¿Como niños? No. ¿Cómo adultos? Tampoco. Debemos tratarlos como lo que son: adolescentes. Buscar el equilibro entre poner límites y dejar una cierta libertad e intimidad.

Sobre la edad que comprende la adolescencia yo siempre digo que no hay una edad fija. Cada niño/niña empieza a una edad distinta, pues cada cuerpo es diferente. Pero, a grandes rasgos, podemos diferenciar entre tres etapas según la edad:

  • De 10-12 años Adolescencia precoz
  • A los 12-16 años Adolescencia media
  • Y con 16-20 años Adolescencia tardía

Pero, yo siempre prefiero diferenciar en dos etapas según los cambios que viven:

  • Pubertad (10-14 años). Experimentan unos cambios físicos y sexuales, que marca la maduración de los órganos sexuales y la capacidad de reproducirse.
  • Adolescencia (14-20 años). Experimentan unos cambios a nivel psicológico y social, que marcan la maduración y definición de su identidad y su personalidad.

Aprovechad la libertad que os da tener un hijo/hija adolescente. Conectad con ellos, hablad con ellos. Y recordad, que el tiempo pasa rápido, y en unos años habrán “volado del nido”.

Sígueme por email

Comparte si te ha gustado

7 comentarios

  1. Qué bien explicado aunque yo siempre he dicho que voy a pasar de tener un niño pequeño a un adulto responsable jajajajajaja. Soy de las que tiene pánico a la adolescencia, aunque también tenía pánico a ser madre y creo que no lo estoy haciendo tan mal jejeje o sea que bueno, lo llevaremos lo mejor que podamos llegado el momento. Mejor no adelantarnos y dejarlo para cuando toque. Me encanta cómo escribes!!!

    • Creo que la mayoría le tiene miedo a la adolescencia! Yo trabajo con adolescentes, y por ahora me apasionan, por eso me apetecía escribir sobre ellos. Ya te contaré cuando mis hijos lleguen a esa etapa como lo vivo! Y por supuesto que no lo estás haciendo mal, lo haces genial, no lo dudes nunca.
      Muchas gracias por leerme y comentar, un abrazo!

  2. Pingback: Agentes influenciadores en los Adolescentes

  3. Jakelyn ramos

    Q Bueno estad eso porq ayuda a mochos ADOLESCENTES.

  4. Pingback: Hablar con los hijos Adolescentes

  5. Pingback: Hablar de sexo con los hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.