Riesgos de las redes sociales en los Adolescentes

Riesgos de las redes sociales en los adolescentes

Las redes sociales hoy en día forman parte de nuestro día a día. Adolescentes -y adultos- comparten sus vidas y se relacionan a través de las redes sociales.

Como hablé en el anterior post La vida en el móvil, los adolescentes de hoy viven hiperconectados a los móviles, tablets, ordenadores, y redes sociales. Su vida no puede entenderse sin el mundo 2.0. Las redes sociales son innatas en ellos, han crecido con ellas y no entienden un mundo sin que estén presentes.

Y como casi todo en esta vida, el uso de las redes sociales tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Están “enganchados” a las redes sociales.

 

Muchos padres me transmiten la queja de que sus hijos pasan demasiado tiempo con el móvil en la mano navegando y pendientes de las redes sociales. Que se conectan y pierden la noción del tiempo. Horas y horas tras la pantalla.

Pero no hay que prohibir ni demonizar las redes sociales. Son herramientas de entretenimiento, herramientas para relacionarse y comunicarse, y, en muchos casos, herramientas de trabajo. A través de ellas se divierten, conectan con sus amigos, e incluso ligan. Como dije en el anterior post, no hay que hablar de adicciones, si no de usos y abusos. La clave está en poner límites para que hagan un uso y no un abuso de ellas.

¿Cuáles son los riesgos?

 

Las redes sociales tienen ciertos riesgos que hay que transmitir y educar, para que hagan un uso responsable y saludable de ellas. Pero siempre, como he insistido en otros posts, no hay que educar desde el miedo o el peligro. Hay que explicar que son herramientas de entretenimiento que pueden usar, pero que tienen ciertos riesgos a tener en cuenta.

Los adolescentes viven muy el presente y muchas veces no ven riesgos donde si los puede haber. Cuando comparten una foto no analizan la repercusión que esta puede tener, no tienen la misma capacidad que nosotros.

Riesgos de las redes sociales en los adolescentes

Y es posible que tú, como madre/padre, también hayas pasado por alto algunos. Por eso te cuento cuáles son.

  • Se pierden habilidades sociales. Es muy fácil relacionarse a través de la seguridad de estar detrás de una pantalla, o incluso del anonimato. Es más fácil dar tu opinión, debatir, e incluso ser valiente y enfrentarse a las personas escudándose tras una pantalla. El problema viene cuando pierden habilidades sociales para hablar y debatir en persona, cara a cara.
  • Dar datos personales. Debemos advertir que bajo ningún concepto faciliten datos personales suyos. Ni dirección, ni DNI, datos bancarios, nada.
  • Dar ubicación geográfica. Muchas aplicaciones usan la geolocalización. No me parece buena idea compartirla, recomiendo desconectarla.
  • Tener activada la webcam. Hay aplicaciones que permiten acceder al ordenador de otra persona  y acceder a su webcam. Si eso pasara, aunque no es algo muy usual, podrían verte sin tu saberlo. Es buena idea tapar la webcam para mayor seguridad.
  • Compartir fotos. Eso es el riesgo más usual al que se exponen. Los adolescentes muchas veces comparten fotografías sin analizar mucho las consecuencias. Una foto con poca ropa, una pose sensual, una noche de borrachera, etc. A lo mejor les parece buena idea compartirla con el mundo en ese momento, o con una persona en concreto, pero una vez subida a la red esa foto ya permanece al público para siempre y dejamos de tener el control sobre ella. Hay que educarles para tengan conciencia de ello.
  • Compartir textos. Las palabras también son importantes, no solo las imágenes. Los comentarios que hacemos hoy van a permanecer públicos para siempre. Por eso hay que educarles, para que se paren a pensar unos segundos antes de publicar cualquier opinión.
  • Ciberbullying. Tristemente el bullying es un fenómeno que sigue ocurriendo cada día. Pero hoy ha traspasado a las pantallas. El ciberbullying es insultar o atacar a un compañero escudándose tras la pantalla, o incluso agredir a un compañero y compartirlo en las redes para hacer pública la burla. Hay que educar a respetar a los compañeros, dentro y fuera de las redes, y a detectar si un compañero o nosotros mismos somos víctimas de ese tipos de abusos.
  • Quedar con desconocidos. A través de las redes se relacionan con sus amigos, y también conocen a amigos nuevos. El problema es que es muy fácil mentir a través de la red, y puede ocurrir que la persona con la que hayan quedado no sea quien dijo que es. Debemos advertirles que no es buena idea quedar con desconocidos, pero que si lo hacen: nunca vayan solos, siempre queden en un sitio público, queden durante el día, e informen siempre a alguien con quién han quedado y en qué lugar.
  • Popularidad medida con los followers. Cuantos más seguidores tienen más populares son, esto hoy en día funciona así. Aunque de los seguidores que tengan la mitad ni los conozcan ni interactuan con ellos. El afán por ser popular, y poder mostrarlo en las redes a través de un número, condiciona muchos las relaciones sociales de los adolescentes. Pero hay que transmitir que la amistad no es así, que la amistad no es un número, una colección de personas, que la amistad es el contacto real entre personas con intereses comunes.
  • Autoestima a cuesta de like. Los adolescentes comparten en las redes su imagen, la mayor parte de las veces una imagen irreal llena de filtros y retoques. Y según los likes y halagos que reciba esa imagen configuran su autoimagen y su autoestima. Condicionar su autoestima según la belleza no es positivo, y menos sobre la reacción de los demás sobre esta belleza que mostramos. Hay que transmitir que la felicidad no viene dada por una imagen, que las imágenes de las redes son imágenes estudiadas y editadas, no son reales, y que lo que importa son las personas que hay detrás.
  • Retos virales. Son juegos absurdos que se comparten tantas veces que se hacen virales, de punta a punta del planeta. Proponen seguir juegos peligrosos (como por ejemplo el Juego de la Ballena Azul), o incluso retos de hacerse fotos que promocionan los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA). Ved el siguiente vídeo para entender de que hablo.

Ojo, no hay que alarmarse. En la mayoría de los casos las redes sociales son seguras, y no tiene que pasar nada malo. Pero a veces, hay personas que se aprovechan de la vulnerabilidad, que pueden aprovecharse de la situación. Por eso hay que estar atentos, no alarmarse, pero si tomar ciertas medidas.

Añadir que yo hablo de adolescentes, es mi especialidad, pero parémonos a analizarnos a nosotros, los adultos. Al uso que le damos a las redes sociales, a si estamos igual o más conectados las 24 horas, a si compartimos cada minuto de nuestra vida y la de nuestros hijos. Para educar hay que predicar con el ejemplo. Mi recomendación es que las usemos con libertad, pero con medida.

Sígueme por email

Comparte si te ha gustado

5 comentarios

  1. Hola, estoy de acuerdo es un riesgo pero desgraciadamente mientras exista el entretenimiento y la popularidad se vuelve un riesgo para todos no solo para los adolescentes, mencionas sobre no asustarlo y mejor darle a conocer los riesgos que es casi lo mismo jejeje pero si es mejor que se den cuenta que todo lo que tiene que ver con el internet es virtual y tal cual es un riesgo para las personas si no se usa con responsabilidad. Creo que es digno de compartir esta información en las redes y poner al tanto a nuestros hijos del “riesgo” peligro y las consecuencias que pueden surgir al compartir más de lo que se debe en este mundo tan vasto e interminable que es el internet.

    • Claro, es algo que hoy en día no se puede evitar ni omitir. Por eso hay que dar estrategias para lidiar con ellas. Con no educar des del miedo ni des del peligro me refiero a construir el discurso empezando por prohibiciones, peligros, es decir, todo lo malo. Si hacemos positivo nuestro discurso están mucho más abiertos a dialogar. Si, es buena idea leer este post juntos, yo los escribo para vosotros los padres, pero hay que hablar lo con ellos. Si necesitas cualquier cosa aquí estoy!

  2. Interesante, muy interesante. Es un tema que me da un miedo atroz.

    • Es un tema importante, sin duda, pero no le tengas miedo, la mayoría de los adolescentes no son tan inconscientes como nos pensamos. Solo hay que educar en la responsabilidad y estar atentos. Si necesitas algo más me dices!

  3. Pingback: Los Trastornos de la Conducta Alimentaria en los Adolescentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.